La importancia del descanso en el crecimiento de los niños

¿Te has preguntado alguna vez porque duermen tanto los bebes? Para conocer la respuesta debes saber cuál es la importancia del descanso en el crecimiento de los niños. Además, de los efectos a largo plazo en su desarrollo integral.

Razones por la cual es importante el descanso en el crecimiento de los niños

Producción de hormonas

Los niños necesitan dormir y la razón principal obedece a la producción de somatropina que ocurre cuando el cuerpo está descansando. Esta hormona está ligada a la producción de tejidos lo que acelera el crecimiento. Por ello, los infantes duermen de dieciséis a veinte horas diarias.

Maduración del sistema nervioso

Esto aplica principalmente a los infantes que duermen durante muchas horas y que necesitan de ese tiempo para madurar su sistema nervioso. Este proceso solo ocurre en los infantes, ya que, cuando crecen lo que puede hacer es cuidar el sistema nervioso ya formado.

Fortalecimiento del sistema inmunológico

En cualquier edad las horas adecuadas de descanso fortalecen el sistema inmune evitando contagiarse de virus o enfermedades clásicas. En el caso de los niños por tener mucha actividad e interacción diaria con elementos nuevos deben descansar las horas necesarias para contrarrestar cualquier infección.

Optimización de la capacidad de aprendizaje

Un niño que descanse puede responder mejor a la captación de nuevos conceptos y formulas, además, su interacción es mejor así como también mejora la capacidad de concentración.

Potenciación de la destreza motriz

Los movimientos complejos y simples se coordinan mejor en un niño que haya dormido lo suficiente. Desde trazar  una línea en una hoja blanca hasta aprender a atarse las agujetas de sus zapatos.

descanso-infantil

Síntomas de falta de descanso en los niños

Si un adulto tiene falta de sueño se quedara dormido en cualquier momento que el cuerpo repose. Un niño a diferencia de un adulto se estimulará a realizar actividades que manifestará su evidente falta de sueño, presentando así algunos de los siguientes síntomas:

  • Ira.
  • Hiperactividad.
  • Dolor de cabeza.
  • Falta de concentración.

Cómo mejorar el descanso en los niños

Desde muy temprana edad debes acostumbrar al niño a dormir lo suficiente. Para ello te servirán las siguientes recomendaciones.

  • No asocies el ir a dormir con un regaño o castigo. Todo lo contrario debe ser una experiencia placentera. Para ello, programa siestas cortas en horas del día para el niño.
  • Practica con el niño alguna actividad física, esto ayudará a que libere energías y hará que se sienta cansado y tenga ganas de dormir.
  • Acostumbra al niño a tener una rutina previa al dormir como cepillarse los dientes, ponerse el pijama o cualquier otro comportamiento previo.
  • Libera la habitación del niño de distracciones tecnológicas como la televisión, computadoras o videojuegos.
  • Asegúrate de que la cena sea como mínimo dos horas antes de dormir. No debe quedar el niño ni muy lleno ni hambriento.

En definitiva, la importancia del descanso en el crecimiento de los niños es fundamental. Sin embargo, si observas que tu hijo no tiene un buen dormir lo mejor será llevarlo al pediatra, ya que, puede estar presentando alguna enfermedad del sueño.

Compartir en redes sociales:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × dos =