Bases para colchones

El colchón es en mayor medida el responsable de su descanso. Una vez hayas escogido el colchón debes buscar la base adecuada puesto que no todas las bases son válidas para todo tipo de colchones.

La elección de la base va estar ligada al material principal del que esté compuesto el colchón y al mismo tiempo a la capacidad de transpiración que tenga el mismo.

¿QUÉ TIPOS DE BASES PARA COLCHONES EXISTEN? ¿CUÁL DEBO ESCOGER?

En Nattex Compostela tenemos disponibles tres tipos de bases: somieres (fijos y articulados), bases tapizadas y canapés (fijos o abatibles).

Somieres

Podemos encontrar una gran variedad a la hora de escoger un somier, desde los más sencillos a los más sofisticados. En los somieres el material más común suele ser la madera, por su gran durabilidad y alta resistencia a la humedad.

El somier puede ser fijo o articulado.

  • El somier fijo (o laminado), es el somier tradicional con patas, compuesto con láminas de madera u otro material. La firmeza del mismo vendrá marcada por el material de las láminas. Este tipo de somier es válido para todo tipo de colchones, no siendo aconsejables para colchones de muelles sobre todo para muelles ensacados, que requieren de una base plana.
  • El somier articulado, se trata del que su estructura permite el cambio a diferentes posiciones, pudiendo ser a su vez manual o eléctrico. Válido para colchones articulados.


Bases tapizadas

Las bases tapizadas son como un somier fijo con patas, pero en este caso la base es más rígida que las láminas. Por norma general cuentan con una estructura de acero reforzado y un tapizado de tejido transpirable (recomendadas para colchones tipo viscoelástico) o no transpirable (esta opción mejor para colchones de muelles).

Canapés

Los canapés presentan una estructura más grande, llegando hasta el suelo. Este tipo de base también se puede encontrar en dos formatos: canapés fijos o abatibles.

  • Los canapés fijos, son similares a una base tapizada en cuanto a su estructura, pero siendo de un mayor grosor, aportando así mayor firmeza.
  • Los canapés abatibles (o con almacenaje), son los más populares sobre todo para las viviendas con espacio más reducido. Nos permiten aprovechar el espacio bajo la cama, pero resguardando las cosas de suciedad alguna. Los canapés abatibles a su vez se dividen en dos tipos, en función del sistema de almacenaje: de apertura o cajonera.
  • El canapé de apertura, en este caso la tapa se eleva por un sistema de pistones teniendo acceso al interior de una visual.
  • El canapé de cajonera, como su nombre indica en lugar de una tapa este tipo de canapé trae cajones, siendo más práctico para el uso diario, como zapatero, por ejemplo.

Compartir en redes sociales: