como-combatir-el-insomnio

El insomnio se trata de una disminución de la cantidad o calidad del sueño. Se trata de tener la dificultad e iniciar o mantener el sueño, o incluso tener un sueño poco reparador.

A causa del aumento de las temperaturas, en las estaciones de primavera y verano, suelen incrementar los episodios de insomnio. El calor provoca que nos movamos más y por tanto afecta también al sueño y a nuestro descanso. Las mujeres, los ancianos y los niños son los más propensos a sufrir insomnio.

¿Qué 3 tipos de insomnio existen?

  • Insomnio transitorio o agudo: dura menos de 4 semanas.
  • Insomnio a corto plazo o subagudo: tiene una duración de más de 4 semanas pero menos de 3-6 meses.
  • Insomnio a largo plazo o crónico: en este caso dura más de 3-6 meses.

¿Cuáles son las causas del insomnio o la falta de sueño?

No descansar, no dormir bien, afecta notablemente a nuestra salud provocando: estar cansados durante todo el día, carencia de energía y falta de concentración en el trabajo.

Cuando hablamos de insomnio agudo suele ser provocado por algún acontecimiento puntual o por algún cambio en la rutina de la persona afectada. En el caso del insomnio crónico se puede ver afectado por numerosos factores, entre los que destacamos:

  • Las preocupaciones y el estrés.
  • Horarios irregulares y falta de una rutina para dormir.
  • Cambios horarios producidos por viajes largos, largas jornadas de trabajo, etc.
  • Cenas copiosas antes de irse a dormir.
  • Cierta medicación que puede alterar el sueño.
  • El consumo de alcohol, cafeína y nicotina, que son sustancias estimulantes que pueden alterar el sueño.
  • Enfermedades y trastornos, como pueden ser la ansiedad o la depresión.
  • Edad avanzada.

¿Qué síntomas produce el insomnio?

La falta de descanso y el no dormir bien termina provocando otros problemas en nuestro cuerpo como pueden ser:

  • Irritabilidad.
  • Baja motivación.
  • Mala concentración o carencia de ella.
  • Problemas gastrointestinales.
  • Dolores de cabeza.
  • Dificultades para socializar.
  • Somnolencia y cansancio durante el día.
  • Depresión o ansiedad.
  • Ansiedad por dormir.

Es muy importante que descanses. Si ves que estás sufriendo un episodio de insomnio que va más allá de un par de días, es recomendable que te pongas en manos de un profesional y tomes acción cuanto antes.

8 formas efectivas de combatir el insomnio

Crear un ambiente relajado en el dormitorio.

Es conveniente regular la intensidad de la luz, utilizar colores que favorezcan el descanso, que no sean colores agresivos.

No realizar ejercicio antes de dormir

No es recomendable realizar ejercicio de alta intensidad después de las 8 de la tarde, puesto que al hacer ejercicio liberamos endorfinas que nos dificultan conciliar el sueño. Es muy bueno realizarlo durante el día, mejor por la mañana, puesto que ayuda a estar en forma y mejora el descanso.

Alimentos que favorezcan el sueño

Consume alimentos que te ayuden a favorecer el descanso, como lo son los ricos en triptófano, como los plátanos, los huevos o la leche.

Cuida lo que comes antes de acostarte

Evita las cenas copiosas, así como la ingesta de alcohol. Son factores que ayudan a no conciliar el sueño. Además es importante que cenemos mínimo 2 horas antes de acostarnos, tenlo en cuenta.

Recurso de una siesta

Para compensar la falta de sueño durante las noches y no estar tan irritado, pudiendo reducir esas ansiedad por no dormir, puedes recurrir a una siesta después de comer, pero no más de 20 minutos. De lo contrario sería contraproducente.

Asociar cama y dormir

Es muy importante que no utilices el dormitorio en horario fuera de la hora de dormir. Ni para trabajar, ni ninguna actividad que no esté relacionada con el descanso. Parece una tontería, pero te ayudará a conciliar el sueño, ya que tu cerebro sabe que estar ahí es zona de descanso, hora de dormir.

Establecer rutinas de descanso

Tener rutinas positivas que ayuden a nuestro cuerpo a relajarse son muy favorables para tener un buen descanso. Establecer horarios para irse a la cama, siempre a la misma hora, o incluso darte una ducha antes de dormir son acciones que ayudarán a prepararte para dormir mejor.

¿Sufres de insomnio? ¿Tienes alguna otra rutina que no hayamos mencionado y te funcione? Déjanos tu respuesta en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

code