consejos-de-pintura

Trucos para cambiar el aspecto de tu dormitorio, cambiar el color

Muchas personas realmente se preguntan qué es lo que pueden hacer para cambiar el ambiente de su habitación. A veces solo hace falta cambiar el color de la habitación para lograr ese cambio de atmósfera que estamos buscando, pero pintar paredes puede ser un trastorno y una vez hemos acabado, no siempre conseguimos el resultado que esperabamos. Es por ello que te recomendamos leer este blog para no equivocarte en los colores.

Escoger el color perfecto para la habitación y añadir elementos decorativos que concuerden con el color elegido no es tan difícil como parece, solo tienes que presatar antención a los trucos que te mostramos a continuación.

¿Cómo cambiar el color de una habitación?

Lo primero que tendrás que considerar para cambiar el color de una habitación es el tamaño de la misma y toda la mueblería que hay en su interior. Esto es así, porque el color puede hacer que la habitación parezca más o menos amplía. Si tienes una habitación demasiado grande que no das llenado y se siente desolada, tal vez quieras optar por colores que den la impresión de llenar un poco el espacio. Por la contra, si tu habitación es pequeña, tendrás que escoger colores que aporten amplitud.

ganar-amplitud-pintando

Así que, tomando en cuenta lo anterior, opta por los siguientes colores para pintar una habitación según el tamaño de la misma:

Colores brillantes y saturados.

Ideales para estancias con techos muy altos, aunque los colores brillantes y saturados pueden resultar claustrofóbicos en habitaciónes pequeñas, los techos altos permiten espacio visual suficiente para este tipo de colores.

Colores un tanto opacos y menos saturados

En el caso de que los techos de la habitación sean bajos, lo que necesitamos es amplitud. Por lo tanto, escogeremos colores más apagados y fáciles a la vista. La ciencia que hay detrás es la siguiente, los colores fuertes e intensos nos gustan más a cierta distancia, ya que de cerca pueden resultar agobiantes y oscuros. Mientras que los colores más suaves son amables con la vista de cerca.

Colores cálidos como el amarillo o el blanco.

En el caso de tener una habitación vacía y con mucho espacio, podemos optar por colores que aporte mayor calidez. Es el caso de amarillos o blancos, estos no quitan amplitud pero hacen la estacia más amable y acogedora.

Colores fríos como el azul

Pueden quedar bien en habitaciones donde hay muchos muebles y la pared apenas tiene protagonismo. Dado que no se verá demasiado, los colores fríos generarán un contraste agradable con los muebles y accesorios.

habitacion-azul

Otro de los aspectos a considerar cuando se trata de cambiar el color de la habitación, es si deberiamos buscar trucos para generar más amplitud, por ejemplo con espejos. Es bien sabido que los espejos ayudan a dar una sensación de mayor espacio en los cuartos, lo cual puedes aprovechar para pintar en base a la sensación que quieras lograr.
Finalmente, es necesario considerar el color del suelo cuando se está pintando una habitación, siendo esta la base para decidir de qué color se debería pintar las paredes de la habitación. Así pues, si el color del suelo de la habitación es muy claro, opta por contrastar con colores tenues o fríos como tonalidades azules en las paredes, haciendo lo contrario en caso de que se trate de un suelo oscuro o muy opaco.

Ahora que ya sabes todo, es hora de empezar a escoger qué clase de color quedará mejor en tu habitación y cómo puedes hacer para que este color en particular sobresalga de mejor manera dentro de ese cuarto. ¿Qué te parece? ¿Ya sabes cómo decorar tu propia habitación?

Y por que el elemento más importante de una habitación es la cama, ¡no dejes de venir a Nattex Compostela!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code