¿Cómo elegir un buen sofá?

¿Sabes cuál es la pieza más importante dentro de la sala? Este es el sofá, quizás te preguntarás pero, ¿Por qué es el más importante? Porque más que un asiento, es un refugio para descansar, es un rincón de lectura e incluso es un testigo silencioso de todos los momentos que compartimos con nuestros familiares y amigos.

Por ello, si deseas comprar uno no debes apresurarte y comprar lo primero que entre por tus ojos, debes meditar bien cual vas a elegir, puesto que, estará contigo durante muchos años. Pero, ¿Cómo elegir un buen sofá? Aprende unos importantísimos consejos que te ayudarán a elegir un bello y cómodo sofá.

¿Qué tipo de sofá escoger?

Existen muchísimos tipos de sofá entre ellos están: De 2 a 5 plazas, chaise longue, sofá cama o futón y esquineros. Sin embargo, el perfecto para ti es el que encaje mejor con la función que vayas a realizar. Por ejemplo, si quieres un sofá multifunción como para la oficina, espacios para juegos y habitación de visitas, el ideal es un sofá cama. Pero, si son muchos miembros en el hogar tal vez un chaise longue es idóneo.

sofa-comodo-trabajo

7 Útiles consejos de cómo escoger un buen sofá

Tamaño de la habitación

El tamaño del sofá siempre va a depender del espacio que dispongas, ya que, es importante que puedas caminar con total comodidad y sin ningún obstáculo. Si el espacio es pequeño podrías comprar un sofá en forma de “L” este te ayudará a aprovechar el lugar, en especial los rincones y esquinas.

En cambio, si el espacio es grande podrías colocar un sofá en forma de “L” o “U”, o incluso un chaise longue. Algo que te puede ayudar es hacer un pequeño plano en una hoja para que puedas ver cómo te puede quedar.

Resistencia y Durabilidad

Si quieres saber si el sofá que deseas es resistente, puedes levantarlo del suelo al menos 15 centímetros por una pata. En caso de que, la otra pata se separe del suelo de forma uniforme y el sofá no se incline quiere decir que su estructura es resistente. Pero, aparte de la estructura, el tapizado también va a determinar su resistencia y durabilidad, por ello, existen muchísimas gamas de tejidos, entre estos se encuentran:

  • Chenilla: Es muy suave y ofrece un acabado aterciopelado. Debido a que, tiene fibras naturales y sintéticas se arruga menos, además, según la luz que reciba puede cambiar de color.
  • Algodón: Este tejido es elástico, no se deforma con facilidad, ofrece un aspecto fresco, lo que lo hace ideal para dar un look natural al salón. Además, los hay en diferentes colores y estampados.
  • Piel: Este material se adapta a todo tipo de ambiente y puede durar muchos años, incluso desgastada tiene un plus decorativo. Al momento de limpiarlo puedes hacerlo con un paño humedecido en agua y crema especial.

Comodidad

Puesto que, vas a pasar horas sentado en el sofá, bien sea leyendo, conversando con un amigo o viendo una película. Es fundamental que te asegures que sea cómodo y tu espalda no se resienta. Por ello, un sofá cómodo es aquel cuyo asiento esté entre 65 y 75 centímetros, además, la altura del respaldo debe ser entre 80 y 90 centímetros.

Algo que te ayudará en el momento de comprarlo es que te sientes en el sofá, y si tu espalda toca el respaldo, los pies llegan al suelo sin ninguna dificultad y no tienes ninguna incomodidad en las rodillas, este es el ideal. Otra cosa es que las caderas no deben quedar más hundidas que las rodillas y el brazo pueda apoyarse cómodamente en el reposa brazos, el cual, debe estar entre 12 y 20 centímetros.

Por otro lado, el tejido del sofá no debe ser resbaladizo, puesto que, esto llevará a que la espalda acabe en una mala posición y termine sufriendo.

como-escoger-el-mejor-sofa

Espuma en los asientos y respaldos

Por lo general, en los asientos todas las espumas que estén por encima de los 30 kilogramos de densidad son buenas. Ya que, van a aguantar bien el uso y el paso de los años. Si está por debajo de los 30 kilos este se podría deformar rápidamente.

En cuanto a los respaldos, los materiales que son más recomendados son el copo látex o la fibra hueca para aquellos que desean respaldos suaves y la espuma o visco para los que quieran más firmeza.

Patas

Debes estar pendiente de las patas del sofá, estas deben ser resistentes para que puedan soportar el peso. Las recomendables son las patas de acero, chependal, madera y patas de wengué.

Color del sofá

Lo más habitual son los colores blanco, beige, gris o negro, ya que, te ayudan a combinar con cualquier textura o estilo que tenga el salón. Pero, si deseas darle un toque diferente y original al lugar puedes elegir colores como verde manzana, azul turquesa, un rojo o un violeta.

Una de las opciones favoritas por los decoradores es un sofá blanco, ya que, ayuda a aumentar la luminosidad y si lo colocas en un lugar que le pegue la luz directa del sol, el efecto será aún mayor. Además, con un tono claro se verá un poco más reducido el peso visual del sofá y dará la impresión de que ocupa menos espacio.  Por otro lado, con un sofá blanco redecorar será sumamente fácil, ya que, funciona como base neutra que se podrá adaptar a cualquier estilo decorativo.

Precio vs Calidad

Es muy difícil encontrar las 3B (Bueno, bonito y barato), pero, lo cierto es que no sería un buen negocio que tengas que cambiar cada año porque no resulto tener la calidad que deseabas. Por ello, lo recomendable es que primero veas todas las opciones que tienes y que un asesor de la tienda te explique las diferencias entre uno y otro para que puedas comparar las diferencias de precios. Cuando ya tengas en claro esto, podrás elegir un buen sofá.

En conclusión, el sofá perfecto seguramente no existe, pero si puedes encontrar el ideal para ti. Por ello, si deseas comprar uno ten en cuenta todos estos consejos y pregúntale al asesor de la tienda como elegir un buen sofá, de seguro te ayudará.

Compartir en redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres + nueve =